El trastorno límite de la personalidad, o borderlinese caracteriza por la inestabilidad en las relaciones interpersonales, en la autoimagen y la afectividad. Las personas que padecen este trastorno, presentan una gran impulsividad, que puede ser potencialmente peligrosa tanto para él como para las personas que lo rodean. Como todos los trastornos de personalidad, inicia en la edad adulta y se desarrolla en diversos contextos socioculturales. Este trastorno es hasta 5 veces más frecuentes en familiares de personas que lo padecen que en el resto de la población global.

Cómo identificar el trastorno límite de la personalidad

  1. Miedo al abandono. Este miedo puede ser real o imaginado, y se presenta con tal fuerza que las personas que padecen trastorno límite de la personalidad pueden responder a él con ira. Una separación temporal, para ellos es considerada y sentida como un abandono. Son muy sensibles al entorno y consideran que ser abandonados es igual a ser malos. Este miedo al abandono, tiene que ver con la dificultad de estar solos.
  2. Relaciones interpersonales. Debido a este miedo a estar solos, sus relaciones se caracterizan por ser intensas e inestables. Pasan de querer a alguien e idealizarlo hasta odiarlo y degradarlo. Son susceptibles a las opiniones y actitudes de las demás personas, pero cuando sienten que los demás los han defraudado rápidamente actúan a la defensiva.
  3. Autoimagen. La inestabilidad que experimentan en relación a la autoimagen es tan fuerte que cambian continuamente de forma de pensar, valores, aspiraciones. En algunos casos, se presentan cambios de la identidad sexual, tipo de amistades, proyectos a futuro, etc.
  4. Impulsividad. Esto se ve reflejado en conductas tales como las apuestas, abuso de sustancias, gasto de dinero de forma irresponsable, entre otros. Quien padece de este trastorno, también suele tener conductas suicidas, esto comprende, intentos de autoeliminación y amenazas suicidas. Estos comportamientos son consecuencia del miedo de ser abandonados o por el temor de asumir mayores responsabilidades.
  5. Estado de ánimo disfórico. Son escasas las situaciones en las cuales el estado de ánimo es óptimo. Suelen tener periodos de ira, angustia, ansiedad, sobre todo como reacción ante determinadas situaciones interpersonales que son vividas como estresantes. Son personas que se aburren con facilidad de la rutina.
  6. Ira. Presentan dificultad en el control de la ira. Frente a situaciones que consideran sinónimo de abandono o rechazo, responden con una reacción inapropiada de ira. Luego de estos episodios de ira, suelen sentir culpa por su conducta y fomentan y estimulan su percepción de que son malos.
  7. Historia familiar. En los antecedentes familiares de las personas que padecen trastorno límite de personalidad, suelen encontrarse registros de malos tratos físicos y sexuales, falta de cuidado en la infancia, perdida temprana de alguno de los cuidadores o separación parental.

Cómo convivir con una persona con trastorno límite de la personalidad

Una vez diagnosticado, ¿qué ocurre cuando convivimos día tras día con una persona con borderline?, ¿cómo podemos hacer para poder convivir dentro de un ambiente lo más estable posible?

Habrá momentos que te puedas sentir exhausto, confundido… no está de más seguir estos consejos sobre cómo convivir con una persona con trastorno límite de la personalidad. Recuerda que es importante acudir a un profesional para que pueda orientarte y aclarar tus dudas.

  1. Busca información sobre el trastorno, busca profesionales que te orienten en tu vida diaria si lo crees necesario. Convivir con una persona con TLP requiere mucha paciencia, empatía, comprensión y apoyo emocional.
  2. Acompaña a tu ser querido con borderline a sus citas con los especialistas, hazle ver que no está solo y que no tiene por qué sentirse abandonado. Si es necesario haz terapias con tu ser querido, ya que en ocasiones y sin quererlo podemos empeorarle con nuestras conductas, aunque sean con buena intención. Potenciar las habilidades adecuadas es importante para mejorar la relación, comprenderle y respaldarle.
  3. Evita comportamientos abusivos, dale confianza pero que no abuse de ella. Cuando una persona con TLP se siente atrapada usará estrategias que pueden resultar manipuladoras (sin serlo) para salir de ese estrés. Cuando veas que está utilizando estas estrategias contigo, hazle ver que no te está atacando.
  4. Establece límites saludables de tiempo de atención para que la persona con borderline no se aferre a ti de forma dependiente. Dale a conocer estos límites y normas, al principio se puede mostrar reticente y tú incómodo.
  5. Intenta tener un ambiente tranquilo dejando las emociones a un lado. Tratar asuntos de alto contenido emocional puede hacer que la persona con borderline recuerde lo herida que estuvo y es fácil que tenga una crisis de ira arremetiendo contra ti. Si ves que empieza a tener este tipo de pensamientos intenta desviar la conversación hacia cosas más neutras.
  6. Si la persona con borderline amenaza con suicidarse déjale claras las consecuencias. No entres en su juego de llamada de atención. Déjale claro que si hace algo llamarás a la policía o a los servicios pertinentes. Si vieras que su vida corre peligro llama inmediatamente a los profesionales.
  7. Cuando una persona con borderline sufre una crisis después se sienten muy culpables por las personas que le rodean, sintiendo una gran vergüenza y jamás se sentirán orgullosos de su comportamiento. Después de una crisis, cuando haya regresado la calma, explícale qué forma seria la más apropiada para actuar, apúntala si es necesario para que pueda tenerlo en cuenta en futuras ocasiones.
  8. Intenta animarlo de forma adecuada y sin confundir a la persona con borderline. Por ejemplo, cuando la persona con borderline dice:“soy muy mala persona” después de una crisis, no se le debe decir:“no eres mala persona, eres buena persona” ya que esto le puede confundir con los pensamientos que tiene. La forma más adecuada de contestarle es: “Sé que te sientes mal por lo que has hecho y por eso piensas que eres una mala persona”. Así mismo después de una crisis hay que seguir estando atento a su conducta, no solo prestarle atención de forma especial cuando está en la crisis. Porque en el caso que dejemos de prestarle atención pensando que ya está mejor la situación, puede ocasionar que recaiga en otra crisis por sentirse una persona abandonada.
  9. Ten momentos para ti y para cuidarte. Disfruta de los momentos de tranquilidad.
  10. Si lo ves necesario acude a grupos de apoyo. Relacionarse con personas que pasan por lo mismo puede ayudar a ampliar la perspectiva y ver las cosas de diferente modo.

Cómo ayudar a una persona con trastorno limite de la personalidad

Es un trastorno de la personalidad que afecta aproximadamente al 2% de la población, las mujeres son las que más lo padecen. Es más frecuente entre personas que tienen familiares que sufren este mismo trastorno u otros (trastorno antisocial, trastornos depresivos, dependencia de alcohol o drogas, son un ejemplo) o en niños que has sufrido maltrato, abusos, que han perdido a sus padres, los que han tenido una educación negligente y niños con padres con inestabilidad emocional o comportamientos impredecibles.

Pero, ¿Cómo podemos ayudar a quien lo padece? estos son algunos consejos sobre cómo ayudar a una persona con trastorno límite de la personalidad, de este modo puedes apoyar a tu ser querido, mejorando la relación entre ambos.

  1. Busca información sobre el trastorno límite de la personalidad, borderline. Entiende qué es, compréndelo. Para ayudar, primero hay que comprender.
  2. Ayúdale a que reciba el diagnostico y el tratamiento adecuado, si aún no hubiera visitado a un especialista. Acompáñale en el proceso.
  3. Acompáñale a sus visitas con el profesional, para no sienta que está abandonado.
  4. Ofrécele apoyo emocional. Es importante que seas comprensivo y paciente. Sé empático con él, porque aunque debe aprender a comportarse mejor y puede mejorar, en ocasiones es muy difícil que no actúe como lo hace, y quien más lo sufre es la persona con borderline.
  5. Inclúyele en algunos de tus planes, para que vea que le tienes en cuenta. Evita herir sus sentimientos.
  6. No toleres mentiras, chantajes o tratos abusivos por parte de la persona con borderline.
  7. Cuándo haya un momento de crisis no te tomes las cosas de forma personal, piensa que no actúa así porque haya decidido hacerlo, la mayoría de las ocasiones no puede evitarlo.
  8. No sobreprotejas a la persona con borderline, tampoco sientas pena. También tienen que tener la oportunidad de cometer errores y aprender de ellos.
  9. Si alguna vez la persona con borderline empieza a obsesionarse con el pasado, intenta desviar la atención al presente. Intenta que viva en el “aquí y ahora”.
  10. Una persona con borderline, sufre. Ser emocionalmente inestable puede llegar a ser muy abrumador y en el fondo todos ellos quieren mejorar para poder dejar de sufrir. Hazle comprender que estás a su lado para ayudarle a mejorar y que debe poner por su parte fuerza de voluntad.
  11. Si lo ves necesario acude a grupos de apoyo. Relacionarse con personas que pasan por lo mismo puede ayudar a ampliar la perspectiva y ver las cosas de diferente modo.

Fuente: UnComo
Anuncios