angel

Heme aquí, con mil palabras atoradas en mi garganta, lo que quisiera es gritar, pero para qué?, no hay nadie que me escuche… me siento más sola que nunca, o es que lo estoy?

Una vez más… mis sueños y esperanzas hechas pedazos y regadas por el suelo, una vez más… a punto de hacerlos realidad, y ahora, sólo me queda sentarme a ver como me los arrebatan…

Si ya sabía que ésto pasaría, por qué me sorprende? Por qué en el fondo siempre tengo la esperanza de que ésta vez si?? Es que a veces, sólo a veces, pienso que merezco ser felíz.

A quién se lo cuento? nadie me entiende, nadie escuchará, realmente ni lo sentirán como yo. Entonces para qué me molesto en contárselo a alguien, no hay más opción, algo más que guardar junto al resto que llevo dentro.

Vuelvo a lo de siempre, a ahogarme en mi rutina… llenarme de trabajo, mis hijos, mantenerme ocupada todo el día, toda la noche… no puedo permitirme pensar… no puedo permitirme sentir.

Me rompí en mil pedazos, y ese maldito hueco en el pecho que no termina de tragarme de una vez y por todas. Tú lo sabías, y sólo te vas… Claro, tienes un problema… qué fácil fue decirme que tu problema es una catástrofe y no lo fue el que nuestras vidas se alejen más. No te preocupes… aquí estoy, como siempre.

Yo no vuelvo a creer (siempre lo digo), nunca más dejaré mi vida de lado para soñar (déjà vu)… Los sueños sólo son eso, sueños, y con tantos golpes que me ha dado la realidad, ya no debería creer que se materializan. No pararé de soñar, ni de amar, pero esta vez, lo haré con los pies en la tierra (se puede?), nunca más dejaré mi vida a un lado por soñar… nunca… (veremos)

Anuncios